Mi amiga Alma pasó meses insistiéndome en que tenía un amigo que se llamaba Guille y cantaba y me iba a encantar. Cada vez que nos veíamos me hablaba del tal Guille, hermano de su amiga Blanca, que había sacado un disco. Fue, durante mucho...