A la vuelta del verano, cuando el espejismo de pueblos llenos toca su fin y cada mochuelo regresa al olivo que ha tenido a bien darle cobijo laboral para el resto del año, nacía en el agujero del país que traga más castellanos y leoneses...